Córdoba,

Asociacion Sembrando Esperanza

Nosotr@s
Quienes Somos
Fines
Organigrama
Contactar
Servicios
Ansiedad y Depresión
Grupos con Adultos
Actividades
Bailes de Salón
Viajes Culturales
Coro Rociero
Naturaleza
General
Prensa Digital
Callejero
Agenda Cultural
Cartelera
Loterias
Cocina
El Tiempo
Foro
Traductor
Webs de Interés


UNA SONRISA

Una sonrisa cuesta poco, pero vale mucho.
Quien la da es feliz y
quien la recibe la agradece

Dura solo un instante
y su recuerdo, a veces,
perdura por toda una vida.

más>>>


Quien reparte sonrisas, siembra paz
y recoge esperanza

 

NIÑOS:

El vocal responsable de los niños, con la colaboración de profesionales (maestros, psicólogos) además de algunos voluntarios, todos los jueves se realizan actividades para ellos.

No obstante las pretensiones de esta asociación es construir un "Centro de Actividades",que sería de actividades recreativas y educativas. En él se podrá atender al niño en sus necesidades personales, psicológicas, formativas e interrelaciónales, ayudando así a que el niño le sea más fácil comunicarse con otros, a través de juegos, talleres y demás actividades. Irá aprendiendo a respetar, compartir, y divertirse sin ser para él una obligación como el ir

al colegio, dejando atrás algo de la rivalidad y violencia que al niño le llega por todas partes, y de forma más impactante por la imágenes televisivas.

Esta asociación quiere ayudar al niño en el campo de la prevención. Quizás pueda ser de ayuda, siendo primeramente un grito de alarma en la sociedad.

El niño hoy es una victima inocente, de la maldad, de los egoísmos familiares, o bien de traumas que se sufren en la vida, siendo estos por enfermedad, por fracasos escolares, o por problemas de los mayores que le rodean, que sin darse cuenta que el niño es una persona receptiva y emocionalmente débil. Los mayores cargan responsabilidades (que no corresponden a sus edades) y a veces descargan sobre ellos todas sus frustraciones y sufrimientos que el niño no puede ni debe de sufrirlas.

Este niño crecerá con miedos, traumas, o rebeldías que harán de su persona un candidato a vivir con ansiedad y depresión y puede crecer con la insatisfacción de no reconocer el valor de la vida, que pese a sus dificultades y sufrimientos, también está llena de cosas bellas entre ellas el saber vivir con esperanza y aportar nuestro granito de arena para que las relaciones entre las personas vayan a mejor.

Que se rompan cadenas, se derrumben murallas, y sobre todo que las personas descubran el poder de la unión para hacer un mundo mejor. Es nuestra obligación de personas adultas que la esperanza de un mundo mejor sea como un antídoto que se inyecte en la sociedad. Que este legado lo lleven nuestros niños y jóvenes viéndolos crecer sanos, no solo físicamente sino psicológica y emocionalmente.
Si nos preocupamos por ellos, quizás comencemos a mejorar, nos haga salir de nosotros mismos viviendo más en paz, y quizás vayamos perdiendo nuestras ansiedades y depresiones, de forma que mirando y luchando por la felicidad de los niños lleguemos a encontrar la propia. Ellos son nuestra ESPERANZA.

Inicio| Organigrama| Estatutos| Talleres| Guia Discapacidad| Psicología| Noticias| Callejero| Agenda Cultural

Resolución óptima:1024 X 768 píxeles